pantalla táctil de una de las máquinas Cryovac de Sealed Air
Tecnología

Revelamos tecnología alimenticia para alimentar al mundo

Desplazarse hacia abajo

29 de octubre de 2020

En 2004, Blockbuster tenía 60 000 empleados, 9000 tiendas en todo el mundo y $ 5900 millones en ingresos. Pero Blockbuster se quedó demasiado cómodo con su éxito y no se adaptó a las nuevas demandas de los consumidores del mercado de los videos.

Mientras tanto, los competidores exploraban agresivamente nuevas formas de llevar los videos a los consumidores. El mercado cambió a la transmisión de video a demanda, por lo que Blockbuster quedó como una nota a pie de página en la historia.

Las empresas exitosas continuamente buscan oportunidades a futuro y son lo suficientemente adaptables como para invertir en tecnología que impulsa el crecimiento y la transformación. Las empresas deben innovar para seguir siendo competitivas en la economía actual: el sector de alimentos y bebidas es un buen ejemplo.

La mejor oportunidad que tienen los ejecutivos del sector alimentario para impulsar los beneficios y abordar la creciente inquietud por los recursos es el desperdicio de alimentos. Tan solo en Estados Unidos se gastan $ 218 000 millones en cultivar, procesar y transportar alimentos que nunca se consumen. El impacto financiero se siente en toda la cadena de suministro: las granjas pierden $ 15 000 millones; los fabricantes, $ 2000 millones; y los minoristas, $ 57 000 millones cada año. Los otros $ 144 000 millones corresponden a gastos incurridos por los consumidores. Reducir el desperdicio de alimentos en tan solo un 20 % podría generar $ 100 000 millones de valor económico en 10 años y reducir el uso anual de agua en 1,6 billones de galones.

Uno de los desafíos a los que se enfrentan las empresas de alimentos es cómo maximizar la calidad y la seguridad de los alimentos y, a su vez, equilibrar la cantidad de costos asociados a la gestión de las operaciones. Los consumidores exigen productos de alimentos de alta calidad a precios más bajos. Mientras tanto, los costos relacionados con la producción y los recursos necesarios aumentan. Al igual que en el mercado de la distribución de videos, la tecnología en la industria de alimentos está creciendo velozmente y brinda oportunidades para un cambio transformador en nuestro sistema de alimentos.

¿Qué sucedería si pudiéramos captar y analizar datos que predijeran la demanda de los consumidores y luego ajustar la producción de alimentos para obtener mejores rendimientos? ¿Qué sucedería si pudiéramos rastrear la ubicación y la temperatura de nuestros productos a lo largo de la cadena de suministro de los alimentos para evitar su deterioro? ¿Qué sucedería si pudiéramos controlar la salud del ganado para evitar la propagación de una enfermedad contagiosa en los rebaños?

Con la ayuda de los recientes avances tecnológicos, el “qué sucedería si pudiéramos” se ha convertido en “podemos”. La tecnología de los sensores se ha vuelto más sofisticada en la última década, no solo en la captura de puntos de datos, sino también en la comunicación con otros sistemas para automatizar las soluciones. Los nuevos servicios ahora permiten que varios usuarios supervisen los indicadores clave de rendimiento en las líneas de producción y que se pueda comparar datos y puntos de referencia en diferentes lugares. La tecnología descubre ineficiencias que quedarían ocultas entre la enorme cantidad de datos que se recopilan. Una vez descubiertas, se pueden gestionar y solucionar en tiempo real. El programa de mantenimiento avanzado SEE, con la tecnología de una solución de datos exclusiva, es un gran ejemplo de este trabajo. La tecnología ofrece a los trabajadores la posibilidad de acceder a los datos de producción en tiempo real y se combina con un servicio que proporciona experiencia técnica remota y presencial. Este tipo de análisis de datos permite a las empresas de alimentos evitar el desperdicio de formas inimaginables en el pasado. Les permite detectar las ineficiencias en las cadenas de suministro y tomar medidas para mejorar la resistencia y la eficiencia.

Ahora es el momento de explorar las oportunidades que ofrecen los datos. Es hora de pensar en grande.
 

No podemos evitar que el desperdicio de alimentos impacte en los beneficios de la industria de alimentos sin inversiones en tecnología. Ahora es el momento de explorar las oportunidades que ofrecen los datos. Es hora de pensar en grande.

Los beneficios potenciales para la sociedad y la economía son demasiado grandes como para ignorarlos. Por cada $1 que las empresas invierten en eliminar el desperdicio de alimentos, obtienen un promedio de $14, según un informe del Instituto de Recursos Mundiales.

Las empresas tienen que empezar a implementar un cambio si quieren impulsar la innovación. Los investigadores e ingenieros pueden ver las oportunidades de mejora desde la base, por lo que deben formar parte de la conversación. También puede ayudar el hecho de conectarse con socios de la cadena de suministro que tengan experiencia y entiendan el potencial retorno de la inversión de las tecnologías nuevas y eficientes.

Al fin y al cabo, las empresas tendrán que elegir si convertirse en el Blockbuster de la industria de alimentos o salir de su zona de confort e innovar para el mejoramiento de todos.