Give us a call
Reciclaje
Caso práctico de cliente

Colaboración para el reciclaje de circuito cerrado con Tesco, Plastic Energy, SABIC y Bradbury’s Cheese

Desplazar abajo

Reto

La gran distribución mundial utiliza envases flexibles para alimentos como el queso, la carne, los productos de panadería, las frutas y las verduras para conservar su frescura Este plástico de un solo uso puede ser difícil de reutilizar o reciclar, aunque ahora es más esencial que nunca.

Para demostrar la viabilidad de un circuito de reciclaje cerrado rentable y sostenible para este material, se requiere un gran esfuerzo de colaboración que compete a científicos, productores de alimentos, fabricantes de envases y la gran distribución.

 

 

Solución

En colaboración con Tesco, Plastic Energy, SABICBradburys Cheese, hemos iniciado un proceso para reciclar el plástico flexible que puede reutilizarse para fabricar nuevos envases seguros y aptos para alimentos. Este proceso de sostenibilidad, conocido como reciclaje de circuito cerrado, se produce cuando se recoge el plástico blando de los consumidores y se incorpora a los diseños de envases existentes para Bradburys Cheese. 

Tesco recoge y envía los materiales de envases flexibles usados a Plastic Energy, que los convierte en aceite mediante un proceso llamado pirólisis. SABIC utiliza este aceite reciclado como alternativa a los combustibles fósiles tradicionales para fabricar nuevos pellets de plástico seguros para el envasado de alimentos. Sealed Air utiliza los nuevos pellets de resina para crear una nueva película de envasado con las mismas prestaciones y características alimentarias que el plástico virgen.

 

Resultados

  • Siete productos de Bradbury’s Cheese se envasan con el diseño de plástico reciclado y se distribuyen en las tiendas de Tesco.
  • El reciclaje de circuito cerrado demuestra que los plásticos flexibles reciclados pueden convertirse en nuevos envases alimentarios
  • El envase nuevo contiene al menos un 30 % de material reciclado para reducir los residuos en los vertederos

 

Impacto en el sector

Este programa de reciclaje de circuito cerrado destaca la gran importancia que la infraestructura y la colaboración tienen para el éxito de las nuevas tecnologías de reciclaje. La infraestructura es fundamental para que el reciclaje de circuito cerrado se implante como un método más fácil y más convencional. Es un esfuerzo inmenso construir e integrar los procesos que lo hacen posible.

La colaboración demuestra lo que puede ocurrir cuando las empresas ponen en común sus capacidades y conocimientos. Este proyecto es el primero de este tipo que demuestra que las tecnologías de reciclaje pueden reproducirse y mejorarse para impulsar una economía más circular para el plástico.